Esa montaña de agua mineral

-¡Sal de ahí huevón, estás sobre una grieta!

En ese momento debí comprender que la cosa no tenía mucho futuro. Que estábamos encarando una empresa seria con la actitud de unos niños cazadores de caracoles en un parque. Estábamos crudos. Totalmente crudos. Sigue leyendo

Anuncios

Caduco

En noviembre de 2007 la forma más rápida de llegar a Ticlio era a bordo de un station wagon blanco. El viaje consistía de 180 minutos de pura locura. En cuanto ponías el pié en el aparcamiento del puerto, ibas directo a la parte de atrás de alguno de los locales de la zona a descargar tu abotagada vejiga en un intento de expulsar del cuerpo el temor que viviste en el auto de ese esquizoide brevetado que te acababa de dejar bajar. Sigue leyendo