Tu poncho estaba acá

Tenía una deuda personal con quebrada Carnacha, la microcuenca que alberga al bosque de Zárate, y era conocer su vertiente sur, es decir aquella que ya no corresponde al territorio de la comunidad campesina de San Bartolomé, sino a la de San Andrés de Tupicocha –y al distrito del mismo nombre-.

21_2013ago11

En los primeros días de este mes di esa deuda por satisfecha.

Los caseríos de Chinchina y San Pedro de Llancha están ubicados sobre los 3 mil metros, en las partes habitables más altas de las montañas que los cobijan. En concreto, sobre diminutas salientes. Arriba y abajo de ellos no habita nadie. Y tampoco tendrían dónde.

Llancha en especial se asienta en un balcón natural que tiene a toda quebrada Carnacha, y a una parte considerable de la región Lima, como paisaje personal.

Es en lugares como este donde el cielo de intenso azul te hace sentir más parte de él que de la tierra. El mundo y la vida puestos de cabeza.

Ante tanta belleza contrasta pensar que, para la historia reciente del bosque de Zárate, nombrar estos dos pueblos  es casi un anatema. Según como se mire claro.

El pastoreo, al cual se ha culpado por la falta de renovación de especies arbóreas en el bosque, venía en buena cuenta de estos parajes –otra parte venía de Tupicocha y otra del propio San Bartolomé-. Para ellos, los habitantes de Chinchina y Llancha, el bosque era el vecino del frente. Con dar la vuelta a la quebrada ya estaban en él. Menos de dos horas de distancia. Mucho menos.

De San Bartolomé en cambio lo separan muchas horas de camino. Tantas que el pueblo se ve diminuto desde Llancha. Una pequeña mancha de cemento en el fondo de la quebrada.

Insignificancia y distancia dejan claro porque los locales tienen arraigado un sentido de propiedad hacia el bosque limeño. Una señora me lo dijo con claridad: “Yo he pasado mi niñez en ese cerro [Zárate] y de pronto nos prohibieron entrar”. Se refiere la dama a la prohibición de pastoreo que hizo la comunidad de San Bartolomé en 2010, a raíz de los compromisos asumidos al decretarse la Zona Reservada Bosque de Zárate, que rompieron con centurias de ganadería en los cerros. Les bajaron la tranquera digamos. Claro, lo dijo mientras llevaba cerca de 10 vacas a pastear. Ignoro hasta donde iría.

La señora venía de Ate, en Lima, donde reside ahora. Desertaba de unos días de humedad y garúa gris en la ciudad y se regalaba unos días de sol en su pueblo mientras su hijo, que la acompañaba, estaba de vacaciones. El nene tendría unos 10 años y aprendía a llevar a las vacas.  A llevar a las vacas en vacaciones. Irónico. Las vacas, hay que decirlo todo, no estaban aprendiendo a hacerle caso.

Sucesión generacional de pastores, fruto de los nuevos tiempos, en esta Llancha realmente  hermosa, donde las clases de su pequeño pero significativo colegio primario ya estaban en curso. La profesora adelantó las vacaciones de medio año para huir, por unos días, de las fuertes heladas que cayeron en las noches de julio. Todos parecían escapar de algo ese día.

No quiero cerrar sin dar la pauta para llegar a Llancha –y Chinchina- que si no qué sentido tendría todo esto.

Puedes llegar por, al menos tres, caminos.

A pie desde San Bartolomé pasando por el bosque de Zárate. Muy bonito sin duda pero bastante agotador. Otra opción pedestre, también desde San Bartolomé, hace escala en  Chaute.  Menos agotadora pero solo menos. Y finalmente la opción ideal –hasta el culo decirlo en un blog de trekking- que  es en carro desde Cocachacra, por una vía rural en buen  estado y bonitos paisajes.

Ya tú eliges cómo te escapas diablo. Y trae tu propia vaca.

Leyenda de Foto: Llancha y Lima. Lima y Llancha.

Anuncios

Suelta tu lengua, todo se responde

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s